martes, 26 de junio de 2012

Me duele acá

Hoy a la mañana mi mamá me mandó un mensaje que contenía mi peor pesadilla: "A Genaro le duele el oído". Pánico instantáneo. Flashbacks de incontables veranos dedicados al llanto, al dolor, a pensar nada más que en el puto puto dolor que todo lo invade, todo lo toma. A mí me sacaron 4 muelas de juicio en un mismo día. Parí un hijo después de 25 horas de contracciones. Y prefiero combinar esas dos cosas antes de volver a pasar por una otitis.

Así que, verán, era todo un tema. Llegué a la casa de mamá a buscarlo, lo vi bien, pero le pregunté, "Geno, ¿adónde te duele?" Y se llevó la mano a la oreja. Ahuecó la manito y se cubrió el pabellón, como tantas miles de veces he hecho yo, buscando inocentemente algún respiro al dolor. Listo. Era todo lo que necesitaba ver. Hay que ver a un médico YA.

Fuimos a la guardia del Hospital Austral, que no es lo mejor que te puede pasar en la vida, pero es lo más rápido y accesible por estas zonas. Y la verdad, nunca me fue del todo mal ahí. Me dijeron que lo que tenía había empezado con un resfrío (hace días que está con mocos), que sí, que tenía el conducto colorado e inflamado, pero que no llegaba ni a ser una otitis media, y que tenía, además, la garganta destruida. Eso sonaba muy lógico, porque anoche, después de mucho tiempo, decidí traerlo a Geno a dormir en nuestra cama, porque no podía seguir escuchándolo toser de esa forma y solito en su cuna.

En fin, un bebé enfermo. Nada grave, nada preocupante, excepto porque es mi hijo y es su oído y es el mejor ejemplo de helplessness, de impotencia, que se me puede ocurrir. Estás ahí y te duele, y yo estoy acá y a mí no me duele y no puedo hacer nada para ayudarte a vos. Lo único que puedo hacer es darte este remedio espantoso que odiás, ponerte este spray nasal que te da una sensación horrible, ponerte estas gotas en los oídos que te hacen sentir incómodo. Y como el alivio no es inmediato, sentís que te estoy torturando. Y más impotentes nos sentimos los dos.

Como pienso tantas veces, qué suerte tengo de que este sea nuestro problema. Qué afortunada soy por estar quejándome de un resfrío de mi hijo, cuánto tengo que agradecer el hecho de que es la primera vez en casi dos años que tengo que faltar al trabajo para cuidarlo, para dormir abrazados, para controlar que la fiebre no le dure mucho. Esto no es nada, va a pasar en dos días, tres, o quince, no importa, pero va a pasar, y sé que si una mamá está transitando una enfermedad grave de algún hijo, me va a querer putear en veinte idiomas. Lo acepto. Pero esto es lo que nos está pasando hoy, y sé que habrá muchas otras mamás en una situación parecida a la mía, para quienes esto realmente sería un tema, y por eso me animo a escribirlo acá.

Ahora, desviando el tema hacia otro lado, quisiera saber qué opinan de lo que hice hoy. Me refiero a faltar a mi trabajo para llevarlo a la guardia. A ver, les aclaro que, en realidad, no me quedaban muchas otras opciones. Era faltar yo, o llevarlo a él, en ese estado, al jardín. Mi mamá me dijo que tenía que quedarme con él, casi que me obligó, me dijo que no se me ocurriera seguir sus pasos y dejar de estar con un hijo que te necesita por ir al trabajo, donde todos somos prescindibles. Todo un gran shock viniendo de mi mamá. Y un gran shock para mí misma hacerle caso, porque ODIO faltar a trabajar. Miraba la hora mientras esperaba que nos atendieran y me parecía irreal no estar donde se suponía que debía. Pero la verdad, creo que donde realmente se suponía que debía estar era con mi hijo, ¿no?

Ya está, ahora ya lo hice y no me sentí mal, porque no estaba mintiendo, pero sí rara. Mañana y pasado vamos a hacer el enroque del siglo para que yo pueda ir a trabajar, y Geno quedará al cuidado de varias personas, en distintas casas, los dos días. No es lo ideal, pero no puedo, les juro que no puedo, faltar 3 días al trabajo por un resfrío de mi hijo. Y eso que tengo a mi mamá, la voz de la experiencia, arrepintiéndose de haber pensado igual que yo hace muchos años. Pero no sé, es más fuerte que yo. Se ve que crecí con ese ejemplo y ahora no me alcanzan sus palabras para convencerme.

¿A alguien más le pasa algo así? ¿Soy la única que lo piensa diez mil veces antes de faltar a trabajar sin haber agotado todas las posibilidades? ¿Soy una maldita yegua por dejar a mi hijo al cuidado de otros cuando podría olvidarme un poco del colegio para quedarme con él? Mamásviejas, no sean demasiado crueles, ¿sí?

31 comentarios:

  1. No me gusta faltar tampoco, pero mucho menos me gusta no estar con ellos cuando están papuchos, siempre marido o yo, alguno de los 2 se queda.
    Hacé lo que sientas, con el corazón nomás.
    Un beso y que pase rápido

    ResponderEliminar
  2. Yo no opino,soy mamávieja!
    ...pero si mañana está pachucho,quedate...
    no te estoy ayudando no?

    ResponderEliminar
  3. Creo que no te voy a ayudar mucho, pero yo opino que cuando tu prioridad es el trabajo y el desarrollo profesional no hay que tener hijos. Ellos no nos piden venir al mundo no ¿? Igual creo que cada uno hace lo que siente, y no sirve hacer algo en contra de tu propias convicciones.
    BEsotes
    Ale

    ResponderEliminar
  4. Ann! yo era como vos cuando trabajaba.. no sabes, no faltaba nunca, iba con fiebre y por ahi llegaba y otro porque tenia dolor de garganta habia faltado asi que laburaba por dos....
    Nunca pude hacer lo contrario... y si me pasaba algo (por ejemplo estaba embarazada de 7 meses y a maxi lo operaron de ligamentos cruzados..) sufria de la lucha interna que tenía....
    Asi fue hasta el ultimo día de trabajo.... que por no hacer reposo (porque me daba vergüenza), se me complico el ultimo mes de embarazo y por preeclamsia tuve a mi bebe antes, con todos los riesgos para las dos.... Ahi me hizo el click..... y me arrepenti de no haberme cuidado mas... Yo trabajaba en una AFJP, asi que cuando fue la desregulación (coincidio con el nacimiento de catalina), se cerro.... es decir.. de qué me sirvio hacer todo lo que hice si hablando mal y pronto, cuando no va te menten una patada???? no digo quepor eso faltes siempre.. pero creo que nadie mejor que la mama para cuidar de su hijo... Hoy, que laburo desde casa, y no tengo que pedir permiso a nadie.. pienso que no se como hubiera hecho para poder pedir permiso enle trabajo para llevarlos al pediatra, ir a un acto... etc... y tampoco hubiera podido delegar en otro esa responsabilidad... Pensa qué te ata tanto que no puedas faltar tres dias..... tal vez sos vos mas que lo que realmente implica faltar esos dias al laburo...no es que te pongan cara sino que vos no lo podes delegar...
    pensalo.. y perdon pero como pediste opinion jejeje.... opino! y yo me quedaria con el..... mas alla de los caprichos y demas.. ellos necesitan a la mama cuando estan asi.....
    besos!!!! y que pasen buena noche!

    ResponderEliminar
  5. Como hija te puedo decir que cuando estaba enferma y mi mamá faltaba al trabajo para quedarse conmigo era un día especial. La enfermedad quedaba en un segundo plano, yo solo disfrutaba tenerla solo para mi.
    Beso, y que sane rápido!

    ResponderEliminar
  6. A la distancia y con mi hijo ya grande...te diría lo mismo que Gaby... si todavía está dolorido, quedate!!
    Es el consejo que te doy ahora...pero cuando Santi era chiquito me pasaba lo mismo que a vos!!! No puedo ayudarte mucho... pero te super entiendo!!!!
    Besitos y que se mejore pronto!!!

    ResponderEliminar
  7. No tengo hijos pero creo que me costaría bastante dejarlo si lo veo así. Me pasa con bbs conocidos.

    Espero q no te pese mucho!
    BEso

    Ani

    ResponderEliminar
  8. No me pasó mucho con vos, primero porque eras sana y segundo porque en los actos, estábamos en el mismo colegio, pero nunca, nunca, nunca, voy a perdonarme el día que no fui al acto de noveno de Cande, por ir al de mi colegio y papá me avisó que ella había sido la abanderada. Sólo la vi por fotos. Por eso te dije lo que te dije hoy. Si los colegios donde trabajás se quedaran sin matrícula los van a cerrar y te van a decir: Im sorry for you querida, fuiste muy buena pero, se acabó y ahí te arrepentís de todo lo que diste y de lo que te perdiste. Sabés que a mí me encanta cuidarlo, y creo que tan mal no lo hago, pero si acá hay que buscar la comodidad y bienestar de alguien, ese es Genaro.
    Igual sabés que yo estoy, en cualquiera de las circunstancias. Que duerman bien, y que los angelitos de la guarda se esmeren y esta noche lo cuiden un poquito más.
    Los quiero a los dos.

    ResponderEliminar
  9. Tengo dos chiquitos y tambien soy profe...como buena mujer culposa me siento horrible si falto...pero me parece que debes evaluar realmente que tu nene es muy chiquito y vos sos más necesaria como mama cuando el esta enfermo (el unico reemplazo valido para mi es el papa) que como profe. Obvio solamente cuando debe hacer reposo. Creo q no se justifica faltar si esta con eruptiva pero chocho saltando por tu casa, por ej o resfriado pero bien y no lo mandas al jardin para que no contagie. Tampoco cuando son mas grandotes, promediando la primaria por ejemplo, 9-10 años. Pero con una afección tan molesta, dolor y medicacion me parece una locura dejarlo y mas pasearlo por distintas casas. Vos o tu marido DEBEN quedarse. Es tu derecho de mamá. Es bueno para su futuro, y el tuyo. Besos gigantes...y toda la comprensión de otra mamá y profe!

    ResponderEliminar
  10. Querida:
    Difícil lo tuyo,yo personalmente no puedo verlos mal, me agarra mucha angustia y pienso que me voy a tener que bancar 60 días en clínica nuevamente(si si estoy mal) y por eso creo que no podría delegar, pero también se la realidad de cuentas a pagar, dinero a juntar, y comodidades que uno quieres que su grupo familiar tenga. Quizás sea difícil faltar los 3 o 4 días pero puedas hacer un trato con vos misma de dividir ese tiempo en las dos actividades.Si Geno falta 4 días vos acompáñalo 2 y dos anda a trabajar tranqui que seguro quien este con el lo va a cuidar de maravillas
    Ósculos miles

    ResponderEliminar
  11. Amorosa, nadie te juzga por haber dejado el trabajo! Al contrario! No te sientas culpable, simplemente es la primera vez que te pasa y te sentís rara. Hablá con otras teachers que sean mamás y vas a ver que ellas van a saber decirte las palabras correctas.

    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  12. Ay... Se me borró el comentario!

    Te decía que no te tenés que sentir culpable, hiciste lo correcto, sólo que a vos es la primera vez que te pasa y te sentís rara. Hablalo con otras teachers que sean mamás, ellas sabrán qué decirte. Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  13. Te doy mi humilde opinión de persona que no trabaja ni tiene hijos, pero también hablo desde hija que escuchó quejarse de algo parecido a tu mamá. No sé si un "resfrío de mi hijo" es mucho o poco, lo cierto es que así haya sido una picadura de mosquito el nene te necesitaba y ahí estuviste. Ahora ya tiene los remedios e irá mejorando, pero obviamente había que ir al médico en el momento! Además si te dejaron faltar en el trabajo es porque lo entienden... y admiro tu responsabilidad, excelente enseñanza para Geno, hay gente grande hoy en día que no lo aprende!

    ResponderEliminar
  14. Ann! te super entiendo, como mamá que trabaja full time y con la flia a más de 100 Km el primer año de mi hija fue fatal. Ella y yo nos enfermamos un montón durante el invierno y a mí ya no me daba la cara para faltar, aunque jamás me dijeron nada.
    Nosotros generalmente cuando la gorda está pachucha nos quedamos alguno de los dos. Generalmente alternamos para que a nadie se le complique en el laburo. Y cuando ha tenido que quedarse en casa por temor a contagiar (ej. Conjuntivitis) pero que no está caída, llamamos a una abuela, que se tome el bondi y nos de una mano.
    Pero bueno, cada una hace lo que puede, con sus culpas a cuesta. Y solo vos sabés que tan molesto está. Lo único que te puedo decir que, laboralmente, nadie es imprescindible y, generalmente, es menos terrible de lo que nos parece faltar. No estás faltando por un resfrío, estás faltando porque tu hijo está dolorido o molesto.
    besos y espero que mejore prontito

    ResponderEliminar
  15. Pobrecito!! el dolor de oído es lo peor que hay,me imagino bancandoselas todas.
    Esta bien que hayas faltado al trabajo primero tu hijo no?
    besotes y que se mejore
    ayez

    ResponderEliminar
  16. Que se mejore Geno!!!!
    Me parece bien que hayas faltado al trabajo para llevar al hospital a tu nene. Es un tema de prioridades, y vos pusiste adelante la mas importante. El trabajo y las responsabilidades me parecen muy bien cuidarlas, pero ante un caso asi me parece la prioridad la tiene tu hijo, creo que te van a entender la falta. No tengo chicos todavía, pero creo que eso haría yo.
    Beso grande!!!

    ResponderEliminar
  17. Yo lo que sé es que lo que funciona para algunos no funciona para otros, hacé lo que puedas, Genaro es tu responsabilidad, pero el trabajo también y si tenés un grupo de gente que te puede auxiliar en un momento como este aprovechá sin culpa.
    Que se mejore pronto Genaro.

    ResponderEliminar
  18. MI vida!!!! Espero que la otitis se le pase rápido!!!
    Ann, te entiendo muchísimo. Pero muchísimo. Soy docente hija de docente y me pasaba lo mismo cuando tenía que faltar por mi hijo y lo mismo me decía mi mamá. Te cuento por qué uso verbos en pasado (pretérito imperfecto del modo indicativo para ser más precisa. Digo que me pasaba, porque eso hice cuando Fausto se enfermaba, lo dejaba con otras personas, lo mandaba al jardín, me doblada en ocho para estar en dos lugares al mismo tiempo. Cuando él tenía 8 años me quedé embarazada de Catalina y me dieron licencia durante todo el embarazo porque había riesgo de aborto (ya había perdido un bebé un tiempo antes. Ese año que me quedé en casa, TODO EL DIA TODO EL AÑO, hasta que nació Catalina, vi TODO lo que me había perdido por estar en el trabajo, todas la veces que mi hijo me necesitaba y yo no estaba, todas las veces que quería mi ayuda y yo no estaba, todas las veces que lloró, jugó, se rio, durmió, comió, se mojó, necesito que lo cambiaran, le dolió algo, miró una película... Y yo no estuve. Fue fuertísimo, fue un quiebre total en mi forma de sentir la maternidad.
    Desde entonces no dejé de trabajar (porque no me lo puedo permitir económicamente y porque por nada del mundo dejaría mi profesión), pero sí me tomo todos los días que mis hijos necesitan que yo esté. Cada vez que ellos se enferman, yo los llevo al médico, los cuido, estoy con ellos. Nunca más los voy a dejar cuando ellos están enfermos. POr lo menos los dos primeros días de la enfermedad.Por lo menos. Nunca más me voy a perder un acto de la escuela, una reunión de padres. Todas las veces que pueda voy a acompañarlos.
    Me parece perfecto que hayas faltado a clases para estar con él. No sea tan exigente con vos misma y quedate con tu hijo, por él y por vos. Quedate con él, porque él sí va a saber reconocer tus sacrificios, es triste pero en las escuelas pocas veces te agradecen los sacrificios.
    Besos Ann y que se recupere ese niño hermoso!!!

    ResponderEliminar
  19. Ann, no te sientas culpable, hiciste lo correcto! Yo todavía no soy mamá, pero soy teacher y mi mamá también era teacher y pienso todas las veces que me hubiera gustado que ella esté y no pudo por el trabajo. Yo creo que si estuviera en tu lugar faltaría y me quedaría con él. Me parece más terrible que vaya de casa en casa a que vos faltes dos días más. Además, como ya han dicho en otros comentarios, no somos imprescindibles en ningún trabajo, pero sí para nuetros hijos.
    Ojo! No te quiero lavar la cabeza, simplemente te dí mi opinión, espero que no te caiga mal.
    Besos y que se mejore pronto Geno!

    ResponderEliminar
  20. Mal me parece que nos estés preguntando si hiciste bien en faltar o no. ¡Claro que hiciste bien! Y si hace falta, seguirás faltando. Un resfrío en un bebucho no es lo mismo que en un adulto, así que, que se curtan los colegios y vos ocupate de Genaro. De última, si te hacen problemas, ¡llevá el certificado médico para justificar la falta! El colegio no va a cerrar porque faltes unos días.

    Besotes y no te mortifiques, cuidalo a Geno y que mejore prontito ♥

    ResponderEliminar
  21. perdoná que sea anonima, pero no tengo blog, queria decirte que te replantees tu escala de valores, que es lo primero? el trabajo? despues? tu hijo? o al reves? eso nada mas creo que es mas simple de lo que pensas

    ResponderEliminar
  22. A todas, a las amigas, a las fellow bloggers, a las anónimas, gracias por tomarse el tiempo de comentar algo. Les cuento que me sirvió mucho, muchísimo, todo lo que me dijeron, para pensar y decidir.

    Finalmente fui a trabajar al cole de la mañana, mientras Geno se quedó con mi mamá como siempre, pero volví antes, cuando los chicos estaban en su hora de gimnasia y no le modificaba a nadie que yo me quedara o me fuera. Y a la tarde no fui. Me quedé con mi bebé afiebrado, rogándole que tomara el remedio, jugando con él, durmiendo la siesta, queriéndolo todo. Mandé el certificado a través de una compañera al cole de la tarde, y mañana volveré. Y tengo la leve sospecha de que todo estará intacto: el edificio, mis alumnas, la directora, mi conciencia. Y Geno no va a estar intacto, pero va a estar mejor, y se va a quedar con sus abuelas y su papá, y todo va a estar bien.

    De nuevo, y de posta: Gracias a todas.

    ResponderEliminar
  23. Llego tarde como a casi todo jajaja
    Como sos mi blog favorito creo que debo empezar a demostrartelo no solo leyendote todo el tiempo sino comentando ja!
    Te doy mi opinión:
    Creo que deberias hacer lo que sientas. En el más amplio sentido.
    Si vos sentís que tu chiquito te necesita, que está mimoso, que si no tuvieses la responsabilidad de trabajar te quedarias con el sin dudarlo…entonces pedite el dia o los dias que necesites. No pasa nada. El colegio seguirá funcionando igual, tu trabajo lo vas a seguir teniendo. No vas a ser mejor profesional ni vas a estar cómoda trabajando angustiada pensando que deberias estar en otro sitio.
    Ahora si vos sentís que Genaro va a estar bien igual, que los mimos se los podés dar mas tarde, que lo dejás con las personas que más lo aman y que mejor lo van a cuidar, que no pasa nada porque el gordito va a estar entretenido, cuidado, jugando…que los chicos por más que se sientan mal hacen su rutina, etc etc.
    Y si no hay culpa involucrada y te pesa más faltar que quedarte con el entonces…andá a laburar.
    Solo vos sabés internamente que querés hacer. Y las dos cosas están bien.
    En mi caso Mateo se enfermó dos veces y yo no soy muy culposa de faltar al trabajo. Pero reconozco que amo tener mi espacio y que capaz me quedo el primer dia y el segundo quiero irme, tener mi espacio, sé que el gordo va a estar bien con mi mamá y yo necesito aire.
    Es una decisión muy personal. Padres felices, hijos felices…
    Te mando muchos besos y tratá de conformarte solo a vos…va a ser imposible que todo el mundo esté de acuerdo con tus decisiones. En esto y en miles de cosas más. Hacé lo que te haga sentir mejor a VOS.
    Te mando un beso enorme y espero que G se recupere YA YA YA!!!!

    ResponderEliminar
  24. Acabo de leer tu comentario ja!
    Buena decisión! y como siempre las mamás hacemos malabares para estar bien con nuestros hijos, con el trabajo y con el mundo.
    Creo que dejaste a todos contentos no?
    Besote reina!

    ResponderEliminar
  25. Ay Ann!Espero que el peque ande mejorcito...como sabés también soy maestra. y también lo fue mi mamá y me inculcó a fuego aquello de no faltar por nada. Sin embargo con los años, (ya tengo 24 frente al grado) me doy cuenta de que nadie, absolutamente nadie es imprescindible. Antes iba como fuera a la escuela, pero ahora cuando la ocasión verdaderamente lo amerita me tomo los días que sean necesarios, sin abusos, obvio, pero ya logré poner cada cosa en su lugar y el trabajo está donde debe. Quizás te tome sus años, como a muchas, quizás no, lo importante es que en cada momento estés donde sientas estar. Besotes

    ResponderEliminar
  26. yo no tengo hijos pero sí una mamá que siempre me mimó mucho cuando me sentía mal y no lo cambio por nada! Hoy, con 27 años y 8 viviendo lejos de casa extraño sus mimos cuando estoy mal...y el punto es que si faltaste era porque podías...y si podías....Geno se lo merece...asique a disfrutar con amor el día con él!

    Besito enorme y que se mejore prontito!

    ResponderEliminar
  27. Llego tarde... pero ya que llegué pregunto.. Cómo sigue Geno?

    ResponderEliminar
  28. menos culpa y más intuición mamaza! ♥

    ResponderEliminar
  29. hola, soy nueva por aca... primera vez q me engancho Ann, y justo cdo mi bebe de 10 meses se agarro una gripe tremenda con dolor de oidos incluidas, viste esos bebes q no lloran nunca?bueno imaginate como estabamos a las 3 am con mi marido viendolo sufrir asi... gracias a dios paso.. pero la impotencia es terrible. Re lindo blog¡¡¡ saludos desde Roma

    ResponderEliminar
  30. Te re entiendo. A mi también me cuesta horrores faltar al laburo, sobre todo por lo que hago (enseñanza) que sé que si no aviso con tiempo al menos mis alumnos de la mañana se quedan sin tener clases. Así y todo, cuando tenés un hijo enfermo se te cae toda la estructura que armaste para poder laburar y muchas veces no queda otra. Nosotros donde vivimos no tenemos ni un solo pariente, ni una tía, ni una abuela que pueda quedarse con Inés si se enferma. Por suerte pasó sólo dos veces, la primera la contagié yo, que ya estaba en reposo y todos mis trabajos avisados, así que no hubo problemas y la "cuidé" yo. La segunda vez Inés tenía una virosica muy contagiosa por lo que no era responsable llevarla al jardín a que contagie a todos los nenes, pero ella estaba bárbara, sin fiebre ni nada. En ese momento se quedó mi marido, que tiene su oficina en casa, con ella, pero fue un caos porque no pudo trabajar nada porque Inés no se sentía enferma y quería jugar, jugar y jugar.
    Las enfermedades son cosas que pasan y aunque nos cueste, si hay que faltar al laburo hay que faltar!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.