lunes, 29 de octubre de 2012

4 días en NYC... Un mes después

Finalmente, lo voy a hacer. Me voy a sentar acá y voy a escribir sobre mi viaje. Nuestro viaje, claro está. Nuestra luna de miel demorada que fue mucho más de lo que jamás imaginé que mi luna de miel podría llegar a ser. El viaje con el que soñé más veces de las que me animo a confesar. Sin más, acá está. Con muchas fotos, y mucho esfuerzo por recordarlo al detalle.

Antes de empezar, quiero hacer un agradecimiento público a alguien que me ayudó muchísimo sin tener posibilidad de recibir algo a cambio. Resulta que un tiempo antes del viaje, cuando empecé a contar acá de mis nervios previos, recibí un mail de una tal Señorita Cora, un mail de esos que uno manda sin estar completamente segura, con más dudas que certezas, pero que te salen de adentro. Ella me contaba que había viajado mucho, muy frecuentemente, a NY, y que tal vez me podía ayudar con algunos tips de insider. Era la primera vez en la vida que leía su nombre, pero era ayuda que me llegaba de la nada, así que sin dudarlo acepté el ofrecimiento y le conté las pocas ideas que tenía pensadas para los 4 días que teníamos disponibles.

La respuesta tardó en llegar, pero cuando llegó... Wow. Me dejó sin palabras, y llena de gratitud. Resulta que ella, quien vamos a asumir que se llama Cora pero no me consta, se había tomado el trabajo minucioso de mandar un mail completísimo, basándose en lo que yo tenía pensado pero multiplicándolo en detalles. El día que lo recibí me relajé del todo, porque listo, sabía que lo iba a poder usar de itinerario personal, y que no íbamos a desperdiciar un minuto en NY.

Así que Cora, si estás leyendo, ya sabés... GRACIAS, al infinito y más allá. Tu mail impreso me acompañó en cada etapa del viaje, quedó arrugadísimo de tanto uso, y fue nuestra guía personal. Ojalá algún día yo pueda hacer algo así por alguien más, una especie de pass it forward, y ojalá, por supuesto, algún día pueda conocerte para agradecerte en persona.

Muy bien, si todavía andan por acá... Empecemos. La entrada a USA fue rapidísima, sin controles de ningún tipo, todo muy amable y eficaz. Llegamos al JFK temprano en la mañana, sin tener idea de cómo iríamos a Manhattan. Encontramos un bus que nos llevaba hasta Grand Central Terminal y lo tomamos... Fue bastante feo. Sería que estaba demasiado ansiosa por ser maravillada, pero la verdad que la primera impresión que tuve del país fue "¿Y ESTO era?". Ya me estaba empezando a desilusionar cuando me quedé dormida. Cuando abrí los ojos, estaba en Manhattan. Y ahí sí, un mundo de sensaciones.

Nos bajamos en la estación y caminamos 4 cuadras hasta el YMCA. Ahí nos dijeron que no podíamos hacer el check in hasta las 15:00... Y eran las 11:00. Así que partimos, armados de la Guía De Dios y el mail de Cora, hacia la aventura.

Almorzamos en Grand Central Station y yo hice mi primer gran descubrimiento: es muy, muy probable que a mí no me guste la comida en ningún país que no sea el mío. Siempre creí que iba a amar la cocina yankee, pero hete aquí, NO. El pollo que comimos ese día estaba muy, muy picante para mi gusto, y esto se repitió cada vez que lo comí. Después de varias vueltas por la estación tratando de encontrar el subte correcto, de recibir ayuda de una mujer que nos vio perdidos y de preguntar todas las veces que fueron necesarias, llegamos a Bowling Green, bien al sur de Manhattan. Pasamos por un Starbucks para dar señales de vida usando su wifi, y nos tomamos el ferry -gratuito- hasta Staten Island. Vimos de lejos a la Estatua de la Libertad, y  también vimos esto:


Y fui toda felicidad, aún cuando me peleé con Javi por no haber logrado una foto decente donde apareciéramos nosotros Y la Estatua. Pero créanme, estuvimos ahí.


De ahí nos fuimos caminando por Wall St hasta Century 21, una "tienda de descuentos" enoooorme y llena de ofertas buenísimas pero de ropa de marca, o sea, bastante fuera del presupuesto. Igualmente me las ingenié para comprarme dos pares de zapatos y uno de zapatillas para Javi.

También vimos el Ground Zero, pero de afuerita nomás, y bastante a las apuradas. Nuestro objetivo era llegar acá:


La fiesta de San Gennaro, en Little Italy. Una de las calles se hace peatonal por muuuuchas cuadras y hay puestos de comida y juegos, tipo kermesse. Será que lo había esperado tanto y por tanto tiempo, o no sé qué habrá sido, pero ese momento fue perfecto.  En mi cabeza sonaba la canción de Stephen Bishop, "Little Italy", que mi papá nos hacía escuchar cuando éramos chicas, y no sé, todo cerraba.

De ahí nos volvimos al hostel, nos bañamos, y, como estábamos muertos pero no concebíamos terminar ahí nomás nuestra primera noche en NYC (sobre todo cuando había tan pocas!), nos cambiamos y caminamos hasta Times Square. Ay, chicas, qué momento. Un mundo de gente, sí, todos turistas, sí, pero ¿se puede ir a New York y no conocer Times Square? Fue como wow, una explosión de energía, estar ahí, sentir que ya estuviste mil veces, de tanto que lo viste en todos lados. Y no sacar fotos, porque total para qué (a.k.a. me olvidé la cámara en el hostel, qué ídola).

Esa noche conocí Forever 21 y 5 minutos y 3 sacos más tarde, ya estaba enamorada. Después comimos en un restaurant a media cuadra, y reconfirmé lo que sospechaba: comida yankee y yo, no somos un solo corazón. Pedí una cole slaw esperando la riquisisísíma que como acá en Kansas, y NO. Siga participando.

2do día: caminamos por la 5ta Avenida, por recomendación de Cora, y, aunque no le creí nada en el mail, resultó que tenía razón. Terminamos comprando bastante ropa ahí, con muy buenos descuentos (obvio que en Gap y Uniqlo, no me van a pretender un Fendi o LV, pero algo es algo).


Llegamos hasta el Apple Store y como nos faltaba un rato para que abriera FAO Schwarz (y yo NO  me iba a ir sin conocerlo), nos cruzamos un ratito al Central Park. Y ese, como diría Fito en su himno a los viajes de egresados, es un recuerdo que no voy a borrar.



De ahí logramos entrar a FAO, la juguetería más supercalifragilisticoespialidosa del mundo, donde LA volví a encontrar y esta vez, cumplimos con la foto:


A la salida, nos detuvimos un minuto a sacarle fotos a los boludos que acampaban en la puerta del Apple Store para ser los primeros en comprar el Iphone 5, que salía a la venta dos días después. DejenséN de remil joder, qué indignación! Qué país! (Jaja)


Pasamos de vuelta por Times Square, para comprar tickets para Broadway para esa noche, y ahí sí nos acordamos de la foto.


However, había demasiada gente haciendo la cola para las entradas, así que yo, haciendo alarde de mi conocimiento NewYorkino, nos llevé hasta cerca del puerto, al otro puesto de venta de entradas, donde no había nadie, y donde conseguimos sin problemas, entradas para lo que más quería...

De ahí seguimos recorriendo un poco, llegamos hasta el cheesecake más recomendado por la doña MateConDuraznos, que estaba muy muy bueno debo admitir, y nos volvimos rapidito al hotel porque esa noche...


EVITA!!! Ricky Martin está más bueno que algo que esté muy bueno, pero Elena Roger no me copó. Igual, para mí, lo que no me gustó fue su voz como muy chillona, muy impostada, así que para mí estaba imitando a Evita (?) o algo así, como que lo que no me convenció era el personaje, no ella. Todo lo demás, muy buenísimo, como esperaba.

Día 3: CENTRAL PARK. Oh My God cómo amé el Central Park. Todo todo todo, pero esto, por ejemplo, me encantó:


No las voy a andar aburriendo con datos técnicos, no sé cómo se llama esto ni nada, pero es divino y está en Central Park.

Esa tarde fuimos al MoMA; era viernes así que no pagamos entrada, pero estaba mucho más lleno que otros días, según dicen. Igual ahorrarnos 50 dólares bien nos vale un poco de amontonamiento, considerando que de arte no sabemos nada. Error! De arte sé muy poco, y lo poquísimo que sé, lo aprendí mientras les enseñaba a mis alumnos de 1st grade sobre Van Gogh y el Impresionismo. Así que supongo que mi alegría sería la misma que la de ellos si hubiesen visto, de repente, este cuadro como LA vedette del museo.


Cerramos la noche del viernes subiéndonos al Top of the Rock para tener una vista divina de miles de millones de lucecitas, con esta como estrella principal:


Día 4: Arrancamos el último día, que ya sabíamos iba a ser de mucho desgaste de energía, llenando el tanque (?) en otro de los lugares recomendados por Cora:


Como les digo a los chicos: "Yummy yummy for my tummy!". Qué espectacularité!

Antes de arrancar hacia donde íbamos, pasamos por Toys R Us de Times Square. Es tan tan grande, que tiene una vuelta al mundo adentro! Igual no le permití a Javi entusiasmarse demasiado, porque teníamos una sola valija disponible para llevar a Orlando, y ya estaba bastante colmada. De todas maneras salimos de ahí con 15 Hot Wheels, pero son tan chiquitos que casi no cuentan...


Seguimos caminando hasta la High Line, un paseo recomendado por Moni y reconfirmado por Cora. Qué bueno que me lo mencionaron! Fue una de las cosas que más me gustó. Está re bien cuidado y tiene una mezcla de industrial, modernoso y natural que me copó. Se mueren con ese intento de review que me acabo de mandar, ¿no?


De ahí seguimos caminando por el camino trazado por Cora, hasta Washington Square, que no puede más de lo copado y que nunca hubiera conocido si no era por ella. 


De ahí seguimos paseando un rato por el Soho, pero como no encontré el local de Agatha Ruiz de la Prada, me deprimí y no quise seguir dando vueltas por ahí. Instead, como era temprano, nos animamos a cruzar el Brooklyn Bridge.


Llegamos hasta Brooklyn y todo muy lindo, chicos, pero nos volvemos en subte. No dábamos más, ni un minuto más, y no podíamos ni considerar seguir caminando. Peeeeero hete aquí que sí nos quedaron energías para ir hasta Union Square y justo pasar por un Best Buy y justo comprarnos la mejor cámara del mundo... Y el resto es historia (la cámara es historia, porque una semana después de volver le volqué media botella de Coca Cola encima, adentro de la cartera. Se aceptan aplausos y ovaciones).

And that, my friends, was NYC. 

26 comentarios:

  1. jajajja me muero de risa leyéndote!!!

    no sé cómo lucís en la vida normal pero de viaje te ves re fresca y contenta! Ambos parecen recién casados!!

    *la noche estrellada me perdí de verla en París porque estaba en Shangai :B lucky you!

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo viaje! Qué lindas fotos! Felicitaciones por la luna de miel demorada y por haber cumplido el sueño.
    Beso

    ResponderEliminar
  3. Que viaje tan espectacular! Me alegro que lo hayan pasado tan bien.
    Que genia Cora que les dio esa guia tan buena.. se portó de diez entonces!!
    Un sueño cumplido, me alegro que haya sido asi. Por siempre va a estar en la memoria de ambos semejante viaje!!
    beso grande

    ResponderEliminar
  4. que lindoooooooo!!! que lindo viaje, que lindos uds, que lindo todo!!
    este viaje lo hice a los 19 años con un novio de ese entonces, ahorre no se cuanto tiempo y aun lo recuerdo como maravilloso porque NY es fantastico! algun dia volvere!

    me alegra leerte asi, ademas de reirme porque te imagino contandonos todo el viaje!
    grosa!

    ResponderEliminar
  5. Me encantó leerte y las fotos, super enamorados!
    Super divertida la manera de contarlo, qué lindo viaje!
    Yo también suelo ponerme de mal humor cuando no salen las fotos en EL lugar! jaja
    Beso!

    ResponderEliminar
  6. Que lindo el relato de tu viaje, se nota que disfrutaron mucho!

    Beso,

    A.

    ResponderEliminar
  7. Sos lo mas escribiendo tal como si estuvieras respirando entre mate y mate! Beso!

    ResponderEliminar
  8. Me agoté de leerte nomás!!

    Muero por ir un día a Toys R Us y comprar todos los lego del mundo!

    ResponderEliminar
  9. Qué genial! me encanta que lo hayas/hayan disfrutado. Un viaje exitoso!!

    ResponderEliminar
  10. Hermoso total! Un post lleno de alegría y unas fotos preciosas! Me encantó!

    ResponderEliminar
  11. No puedo evitar imaginarme tus manos y caras leyendote!! Que bueno y merecido viaje Anita!!! :) beso enorme! nos vemos pronto?. :).

    ResponderEliminar
  12. Que lindo viajecito! no sabia que era la luna de miel!
    y que gran ayuda la de cora!!
    un beso
    ayez (con nuevo blog)

    ResponderEliminar
  13. que grandes!!!!!! que bueno todo lo que contas!!!! valio la pena brooklyn caminando aunque sea de ida no???? me encantó todo el relato!!! besotes!

    ResponderEliminar
  14. te quiero, y te extraño..........solo puedo decir eso!! y segui mostrando......y Puta coca cola imperialista que te derramaste!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Guau!!!! Qué linda luna de miel. Valió la pena la espera!
    Qué genia Cora! Un ídola.
    Effing Coke!

    ResponderEliminar
  16. Me encantò el relato!
    Qué linda sos Ann (dentro y fuera!)
    Besos

    ResponderEliminar
  17. qué lindo viaje Ann, lo vas a llevar contigo para siempre, besos!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Aw! Qué lindo post, qué lindas fotos, qué lindo viaje!!! Urgente un café en la nueva sucursal de Le Pain Quotidien en Buenos Aires (oh!!!) para sentirnos aunque sea por un minuto back en la Gran Manzana!

    Me moría de intriga por saber cómo les habría ido. New York es una ciudad fascinante, pero a veces puede parecer inabarcable; me re-alegro un montón de haber podido ayudar aunque fuera con algunas ideas para que pudieran descubrir todo su encanto. La verdad, escribir ese mail fue un placer. Y fueron a Crumbs, jajaja! Esos cupcakes son lo más!

    Como te dije antes, creo que viajar es una experiencia que te hace mejor persona por el simple hecho de que te permite comprender que el mundo tiene muchos más matices de los que conoces en tu hogar. Y no hay nada mejor que compartir esas experiencias después, no?!

    Ahora vos podés seguir la cadena con tus experiencias ;-)

    ResponderEliminar
  19. Me quedo con una frase de la Srta Cora "el mundo tiene muchos más matices de los que conoces en tu hogar". Gracias por compartirlo. Un placer leerte -siempre- con lo de acá y lo de más allá. Hermosas tus fotos con uds dos. Vaya mirada que tiene tu esposo eh!

    ResponderEliminar
  20. Querida Ann...si tu crónica es tardía,mi comentario lo es también...un poco...pero lo tuyo es imperdible!!Te juro que si un día me voy me llevo este post (y te pido el mail de Cora si me acuerdo) porque tiene de todo y contado tan a tu manera que me parece escucharte... Amé esta frase:En mi cabeza sonaba la canción de Stephen Bishop, "Little Italy", que mi papá nos hacía escuchar cuando éramos chicas, y no sé, todo cerraba.♥ ...una dulzura!te hiciste un viaje soñado y merecido,Anita...Un beso!

    ResponderEliminar
  21. Que lindas las fotos Ann y tu sonrisa centralparkina! y un aplauso para la Srta Cora
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Ayyyyyy Ann paseé con vos! Qué lindo lindo lindo!
    Esa icudad la gasté!
    En 2 semanas la sentí mía!
    todo es tan accesible, lindo, amable, rico, divertido!
    Y uds en 4 días se las arreglaron para hacer de todo!
    Qué genios! Me alegro muchísimo y gracias por este rlato!
    Me perdí FAO, la juguetería califragilística! Pero me queda para la próxima, junto con el Harlem.
    Un beso enorme!
    c.

    ResponderEliminar
  23. ay me voy a guardar este post! y quiero el mail de Cora! porque tengo pensado irme para allá pronto!

    Felicitaciones por hacer la luna de miel aunque fuera retrasada!

    estabas muy muy feliz se nota!

    beso

    ResponderEliminar
  24. Me encanto el post Ann! Tengo planeado ir a NY pronto y me entusiasmaste más!

    ResponderEliminar
  25. Que cara de felicidad! felicitaciones! me encantó como narraste el viaje y mi hermana te envidia de aquí a la luna porque Ricky Martin es el amor de sus amores.

    Sabes que nunca me había interesado ir a NY, pero Jimmy si quiere ir y tu plan de viaje me pareció lindo, así que algún día podrás hacer por alguien más lo que hicieron por ti. ;)

    Ya dije que me encantó???

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.