martes, 17 de mayo de 2011

Aclareishons

Tanto me quise defender en mi confesión sobre la implementación del Duérmete, Niño, que me parece que no me supe explicar bien. Les cuento la idea básica como me la vendió el Dr Estivill. Él dice que la onda es enseñarle a tu hijo a dormirse solo. Que los chicos (una vez que están listos para bancar la noche sin comer), se despiertan naturalmente algunas veces por noche, y eso está perfecto, pero el problema es que no se saben volver a dormir por sus propios medios. Que a los adultos también nos pasa: a veces nos levantamos en el medio de la noche 'porque sí', pero hacemos reality check: estamos en nuestra cama, nuestro cuarto, el ruido que escuchábamos era el perro del vecino o el viento y nada se está incendiando. Perfecto, nos volvemos a dormir, porque todo está como estaba cuando nos fuimos a la cama. El bebé que se duerme en brazos, o en el auto, o mecido en el cochecito, se despierta en su cuna, y "WTF? ¿Adónde están los brazos de mamá? ¿El olor a Fernet de papá? ¿El suave bamboleo del auto o el carrito? Exijo una restitución de las condiciones mínimas para el sueño, y la exijo YA, y de la única manera que sé: llorando!"
El buen doctor, entonces, sostiene la premisa básica de que el bebé se tiene que dormir POR SUS PROPIOS MEDIOS, en su cuna y con las mismas condiciones ambientales cada noche, al menos durante la fase de entrenamiento. De aquí surge la idea de Pepito, o cualquier muñeco que quieras que lo acompañe (en el libro usan ese nombre, y ponen unos ejemplos tan cómicos que lo adopté!). La onda es que cuando el chico se despierte en la noche y vea que todo está como cuando se durmió -su cuarto, la cuna, Pepito- pueda volver a dormirse tranquilo.
Pero claro. El chico viene bárbaro, lo bañaste, cambiaste, perfumaste, le diste de comer, lo llevaste a su cuarto, le diste unos besos, le leíste un cuento... "¡qué bueno todo! ¡Esto es vida! No, pará, ¿qué hacés? ¿Por qué me llevás a la cuna? ¿Quién es este muñeco cualunque? ¿Por qué me estás diciendo hasta mañana y me das un beso? No, no, no, gracias por el ofrecimiento, de verdad, pero prefiero seguir a upa tuya. Mamá. Mamá! Mamáaaaaa! BUAHHHH!!!" (Llanto)
Esperamos un minuto afuera. Volvemos a entrar. Si ya se dio vuelta para cualquier lado, revoleó a Pepito y empezó a escribir una carta a UNICEF, lo ponemos para el lado correcto, le devolvemos a Pepito, y le sacamos el lápiz. Le volvemos a decir que lo amamos, que ahí está Pepito, y que es hora de dormir. Y TE VAS. Esperás 3 minutos. Volvés, mismo procedimiento. Cada vez más tiempo de espera antes de volver, el primer día máximo 5 minutos, después cada vez más. No se trata de dejarlo llorar y ya, es importantísimo esto de volver a intervalos para asegurarle que acá estamos, que no nos olvidamos de él ni lo dejamos solos, pero que estamos convencidos de que esto es lo mejor, y que por eso no lo vamos a alzar. Y NO LO ALZAMOS. Esto fue lo que más me costó hacerle entender a J. Alzarlo una vez es totalmente contraprudecente, porque el mensaje que recibe el bebé es "Ok, si lloro lo suficiente, quizás 'gano' y me alzan", y quién podría juzgarlo por jugar todas sus cartas, pero el mensaje que deberíamos darle es que le conviene ir durmiéndose, porque por más que los papás estén por llegar, igual no lo van a levantar.

¿Por qué aclaré que no se lo recomiendo a nadie? Primero, porque a mí me parece que esta era la edad perfecta para hacerlo. Cuando son más chicos, te preguntás si realmente estará preparado para dormir toda la noche. Si esperás demasiado, el pibe se te para en la cuna, o te empieza a increpar a los gritos, y ahí sí que hay que ser fuerte para no ir en su rescate cuando te dice "Mami, por favor, ayudame, tengo miedo". Heavy. Además, G fue un capo, lloró los primeros días, como les conté, pero realmente lo viví como un proceso de aprendizaje. Un vez que aprendió a dormir, fin de la cuestión. Pero por lo que dice el libro, con algunos ejemplos que cita, hay bebés que lloran 2 HORAS antes de dormirse. Algunos vomitan, algunos -más grandes- se tiran al piso. Tremendo. No sé si podría, de verdad. 
Por eso les repito: no es para cualquiera. Ni para cualquier padre, ni para cualquier chico. Mi tímido mensaje es, simplemente, que si están desesperados y ya no saben qué más hacer, y les cierra de alguna manera en su estilo de paternidad responsable, prueben. Cuando mucho habrán perdido, no sé, 2 noches de su vida. 

La última aclaración que quiero hacer es sobre lo que más me traumaba a mí: ¿mi hijo me va a odiar por esto? ¿Va a perder toda la confianza en mí para siempre? ¿Se va a convertir en un celoso compulsivo, un golpeador o un asesino serial porque su madre lo abandonó 20 minutos -no corridos- llorando en su cuna? Bueno, miren, claramente son preguntas aún sin respuesta, pero por el momento les puedo contar que G se levanta muerrrrto de hambre pero de buen humor, que se toma su mamadera en nuestra cama y enseguida se pone a jugar, y que cuando lo voy a buscar a la mañana, siempre me recibe con una sonrisa dormida. Así que, por el momento, estoy tranquila.

Si quieren alguna respuesta más específica, está el libro, ($38 en la librería amiga), o me preguntan y lo busco en el libro y tratamos de aclarar las dudas! Hay un capítulo que se llama "Empezando bien" o algo así, y te explica cómo manejarte con el bebé desde que nace. No es un limado que te dice que lo dejes llorando toda la noche, eh? Pero tampoco pretendas que al tipo le cope el colecho. Ya les dije, no es para cualquiera. 

6 comentarios:

  1. Muy interesante! Sí que debe ser difícil dejar a llorar al bebe pero se ve que da buenos resultados!

    ResponderEliminar
  2. Ufa, no llegué a comentar en el post anterior, este blog va demasiado rápido para mí!
    Respondiendo un poco a ambos posts, yo conocí el libro (y toda la polémica) no a través de blogs sino a través de foros. Es interesante porque podés interactuar, pero ojo, porque también vuelan cosas por los aires.
    A mí me intrigó tanto que un libro pudiera generar tanta polémica que lo compré tres meses y medio antes que naciera MC.
    A ver, yo cuando lo leí por primera vez, o sea la impresión más fuerte, me la hice cuando todavía no tenía bebé y quizá por eso no me sonó para tanto.
    Sí, hay cosas en las que no estoy de acuerdo especialmente en que los bebés tienen un grupo de celulas en el cerebro que hacen que le venga el sueño naturalmente entre las ocho y las nueve de la noche... si el padre vuelve de trabajar a las nueve y media va a dejar de ver a su hijo? no me parece tan grave retrasar todo unas horas, por más celulas especificas que tenga en el cerebro, y me parece que no es egoista pretender estar con tu hijo unas horas al día, dormir va a dormir igual (está bien, yo no soy investigadora ni médica, pero me suena super exagerado).
    Pero fuera de eso, me pareció muy lógico todo lo que decía, y a mi manera traté de hacer las cosas para que tuviera su rutina y no tuvieramos que llegar al temido capitlo ¿4? bueno, el de la reeducación del sueño.
    Yo tampoco entiendo cómo todavía la gente dice que el libro es solo dejar llorar al bebé en su cuna. Digo, eso entra en una oración, el libro no es largo, pero no hacen falta 100 paginas para decir eso.
    Por otro lado, y fundamentalmente, lo de dejar llorar al bebé unos minutos, y que eso va a terminar con su autoestima por el resto de su vida: a ver, un bebé no discrmina si lo estás dejando llorar de desalmada que sos porque no te interesa, porque compraste un libro y te parece lo mejor, porque estás en el medio de la panamericana manejando sola con tu bebé o porque se incendia tu casa y tenés que dejarlo afuera para ir a buscar al otro nene adentro (bueno me puse un poco melodramática).
    Digo, hay un montón de situaciones en las que va a ser imposible ir a calmar a tu bebé de inmendiato, aunque vivas con el pibe a cuestas hasta que tenga tres años; y no por eso toda la población crece en el abandono emocional.

    Como decía, seguir una rutina, como lo describe Estivill o tantos otros no es ninguna ciencia. El capitulo de "reeducar el sueño" no lo utilicé (vale aclarar que tampoco se recomienda hacerlo antes de los seis meses porque también he leido gente indignada porque Estivil "dice" que hay que dejar que el recién nacido se canse llorando en su moisés) así que no puedo hablar en primera persona.
    Pero como una simple lectora, jamás entendí por qué el libro este genera tanta polémica.
    Y termino, porque necesito un "duermete niño" pero para mí! jaja

    Besos!

    PD: si a alguien le interesa, no es nada dificil encontrar el libro en internet

    ResponderEliminar
  3. Ehmm... estuve leyendo muy interesada tu post de ayer y este de hoy.
    No tengo niños por el momento y tampoco hay planes de tenerlos pero... SALVANDO LAS DIFERENCIAS, les cuento desde mi experiencia que este método se puede aplicar tranquilamente a los perros. Es decir, en el adiestramiento de nuestra cachorra estamos aplicando un método muy similar para que duerma (y no con nosotros) cuando también nosotros dormimos. Lo venimos haciendo desde hace varios días y es una situación muy parecida a la que describís con G. Ella llora un poquito cuando se ve sola en su camita, ladra quizás, va mi marido, le dice que duerma, la acaricia y par de veces y la vuelve a dejar sola. Vuelve a llorar, a ladrar, vamos, la miramos... y así, eventualmente se duerme, con su mantita y su peluche en su camita. Cerca de nuestra pieza, pero sola y en su entorno.

    Lo comento acá porque me llamó muchísimo la atención la similaridad... pero supongo que a fin de cuentas son cachorros ambos (uno de humano y otro de perro) :)

    Bueno, corto acá y espero que nadie se me ofenda con la comparación. Pero es la única experiencia que tengo :3

    Besos y gracias por todos los tips, sé que algún día me van a venir bien para cuando tenga un "cachorro de humano" xD

    ResponderEliminar
  4. Hola! Te cuento que yo hice el Duermete Niño con mis dos hijos. Si, incluso con la segunda que compartía habitación con el mayor. A mi me fue fantástico, incluso cuando tuve que re hacerlo cuando le saque los barrotes al mayor, porque ahi se levantaba y me miraba desde la puerta y yo iba, lo volvia a acostar, le decia estas aprendiendo a dormir, este es tu lugar, mami va a estar afuera, etc, etc. Y funciona. No es necesario ser tan extremista de dejarlo 2 horas llorando, ni nada por el estilo. Para mi fue fundamental leer el libro junto con mi marido, y estar ambos decididos a hacerlo, porque si hay algun desacuerdo o aflojamos, chau, no sirve.
    Beso, y ahora que te encontré empiezo a leer el blog para atras!
    PD: mis hijos hoy tienen 8 y 6 y duermen perfecto, nunca un problema. Y si te sirve de algo no recuerdan como aprendieron a dormir, no saben ni que es el Duermete Niño

    ResponderEliminar
  5. Buenas... yo era tan ignorante de todo lo que tuviera que ver con niños que ni sabía lo que era el "duérmete niño", ni el colecho, ni nada. Me lo recomendaron en el curso de preparto y me lo compré, totalmente ajena a la polémica que lo rodea.
    Me enteré de la susodicha polémica cuando la mujer de un amigo de Concubino vino a casa y casi se desmaya de indignación cuando le dijimos que habíamos leído el libro. ("Desmayo" que me importó un pito, cabe aclarar)

    La cuestión es que lo leímos antes del nacimiento de Poroto, y me pareció absolutamente lógico. Si el bebé no sabe nada de nada hay que enseñarle incluso a domir, algo que uno quizás ni se le pasa por la cabeza.

    Lo que hicimos desde el primer día fue tratar de establecer rutinas, que el bebé aprendiera que de día hay luz y ruido y de noche no, que después del baño se come y se va a la cama, etc.
    Poroto recién cumplió tres meses, y fue alargando su sueño de a poco. Ahora duerme de 8 a 10 hs sin despertarse, pero en general se duerme en brazos, por lo tanto, en breve tendremos que aplicar la parte más "problemática" del asunto, que es dejarlo en su cuna despierto (si es que no queremos cargarlo hasta los 18 años).

    Como dice Pink Cup tenés que estar resuelta a hacerlo, y que la persona que esté con vos también.

    Y, como en tooodos los otros temas, no estar pendiente de consejos y comentarios de los demás porque cada uno tiene sus ideas, y cada bebé es distinto.
    Dicen que cada maestrito con su librito... en este caso nunca mejor aplicado.

    Beso y me alegro mucho que estén durmiendo. La vida es tan diferente cuando uno duerme bien de noche!

    ResponderEliminar
  6. Alicia, no quiero cantar demasiada victoria antes de tiempo, pero estas noches de sueño valieron la pena, te lo aseguro!

    Lola, entiendo perfecto lo que decís sobre la hora de acostarlo. A nosotros, aunque J vuelve de trabajar 9 y media, nos cierra más acostarlo un poco más temprano, para tener tiempo de cocinar, comer y charlar un rato antes de irnos a dormir. Él se despide de G cuando se va, a las 7, yo me quedo a cargo de la famosa rutina, y todos contentos. Por ahora es lo que nos sirve a nosotros...

    Bella, nada de ofensas, me pareció muy interesante lo que contás. Yo no sé nada de perros, nunca me gustaron, así que jamás se me hubiese ocurrido pensar que hay que educarlos en estas cosas... Ojalá funcione tan bien como en humanos!

    PinkCup, gracias por venir, y tirar tanta buena onda! Es un alivio saber que no soy la única que lo ha aplicado, y que los buenos resultados se pueden mantener en el tiempo! ¿Probaste mostrarles el libro? Capaz salen corriendo, ojo!

    Mate, 8 a 10 hs a los 3 meses??? Qué placer! Qué bueno haberlo hecho 'bien' desde el principio, incluso si se duerme en brazos... Ojalá siga todo igual de bien!

    Besos a todas... qué lindo sentirte acompañada y no juzgada!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.