domingo, 25 de septiembre de 2011

Llegó el día

Finalmente, después de haber tomado prudente distancia temporal del hecho, estoy dispuesta a contarles sobre la infame despedida de soltero de J. Pero sería completamente injusto hacerlo sin antes hacer referencia a mi propia despedida, la que organizaron mis amigas y me encantó.

Una de las primeras cosas que me hicieron hacer fue ponerme un vestido blanco, ya que sabían que no iba a usarlo en mi casamiento. Además, como todas, tuve que usar el simpático bichito -con el G jugaba el día siguiente hasta que mi abuela finalmente se dio cuenta de qué era-. Tenía un velo de tul laaaaargo, y la consigna era que, cuando alguien me lo pisaba, tenía que tomar. Pfff qué sacrificio.


El primer juego fue el de reconocer, de una lata llena de ropa interior -bombachas y medias-, quién había traído cada una. Mi prima, por ejemplo, trabaja en la Fuerza Aérea, por lo que cosió ella misma un retazo de tela tipo militar a una tanga. Mi otra prima es profesora de educación física, por lo que trajo un par de medias con dibujos de pelotas de fútbol. Así cada una. La verdad que al principio me costó reconocerlas, porque estaba bastante acelerada, pero con un poco de ayuda le pegué a todas. Así que buenísimo, tengo como 10 bombachas nuevas para estrenar! 

También hicieron la típica torta con el típico adorno, y yo se ve que ya estaba bastante fuera de mí, porque no tuve problemas en posar para esta foto...


La cosa siguió con otros juegos. De una bolsa, tenía que sacar los nombres de las presentes, y la que salía pasaba al frente a contestar preguntas varias, fáciles o difíciles, generales o sobre mí. También hicieron 2 videos, uno de fotos trucadas que hizo mi hermana, vieron la típica del cuerpo de Angelina Jolie con mi cara, eso. Y el otro, fue un video/juego, donde, usando el fondo del noticiero que conduce J, mi amiga M lo entrevistaba, J respondía y veían si yo respondía lo mismo. Coincidimos en todo, y eso no demuestra que somos la pareja perfecta, si no que a J lo tengo entrenadísimo, y a intervalos regulares lo hago repasar fechas, lugares y eventos importantes en nuestra relación. Si no, les juro, le tendría que poner un nametag a G para que recuerde su nombre! Además, las chicas habían tenido que contestar las preguntas antes del video, así que con las respuestas dadas, vimos quién había adivinado más. 

Para el siguiente juego me pusieron un sombrero y me hicieron adivinar la palabra que había en una tarjeta que enganchaban en la solapa. Es un juego robado del programa de Guido Kasczka -o whatever-, así que si alguna vez lo vieron, sabrán de qué hablo. Yo tenía que hacer preguntas que se contestaran por sí o no hasta adivinar qué carajo era: por ejemplo, un chupete, una lata de Nutrilon, un micrófono. 

Imagínense que así estaba cuando empecé...


Eso fue lo último que recuerdo más o menos concientemente. Sé que después me regalaron una remera que tenía una novia alzando los brazos como festejando, un novio tirado, resignado, al lado, y la frase "I've Got One!" abajo. Les dije que me parecía horrible, HORRIBLE, porque era sexista, y aparentemente me puse a hacerles un cuadro sinóptico explicativo -?- en el atril que estaba preparado para jugar al Pictionary. Hubo Pictionary gigante, entonces, también, pero sinceramente no lo recuerdo. Y me regalaron un consolador, rojo y enorme y que vibra, que encontré en el transcurso de la semana en una bolsa en mi casa y casi me muero de la impresión, porque no habían quedado rastros de él en mi memoria.

Finalmente, me regalaron un kit de globología. Lo abrí, lo miré, y les dije que era el regalo más pelotudo que me podrían haber dado. ¿A quién se le podía haber ocurrido que eso era un buen regalo? Dicho esto, mientras todas se re divertían haciendo sombreros con los globos y sacándose foto...:


...yo me tiré en un sillón a dormir, y alguien hizo justicia pintándome los labios de rrrrojo, haciéndome un lunar enorme en la mejilla y una cicatriz que me cruzaba la frente:


Cuando finalmente terminaron de ordenar y limpiar todo, me preguntaron insistentemente qué quería hacer. Al parecer, yo lo único que decía era NO: ¿Querés ir al boliche? NO ¿Querés irte a dormir a tu casa? NO ¿Querés ir a la casa de alguna de nosotras? NO ¿Te querés quedar acá (casa de M)? NO. 

Cuando todas se fueron, resignadas, y sólo quedaron mis más amigas y mis 2 hermanas, dicen que me levanté y dije "¿QUÉ? ¿No vamos a salir a bailar? Es mi despedida!". Así que allá me llevaron, las santas. Estuvimos un rato en el boliche, yo ya bastante más coherente, peleándome con cada boludo que venía a decirme "¿Te casás?", o peor aún, "¿Te casaste?", o muchísimo peor, "¿Te estás casando?" La gente en el boliche es muy tarada, les digo. Y mi horno no estaba para bollos.

Si leyeron con un mínimo de atención, habrán notado que mi nivel de agresividad estaba alto, altísimo. Y no, no es que alcohol necesariamente me ponga así. Había tenido ese humor tan particular desde la mañana. ¿Ya adivinaron por qué? CLARO! Era la despedida de J.

De esta, por supuesto, no les puedo hacer el racconto, como les hice de la mía, porque el evento fue EN UN LUGAR SUPER SECRETO QUE NINGUNA MUJER PODRÁ SABER JAMÁS, y se extendió desde el sábado a las 11 am hasta el domingo a las 13. Sí, obvio, los pelotuamigos salieron ganando. ¿Alguien alguna vez sospechó lo contrario? Vinieron a buscarlo a mi casa, se quedaron ahí en la puerta mientras llegaban todos, gritando cosas para mortificarme a mí, ("Qué bueno, nos vamos a Rosario!") y se lo llevaron. 

No supe absolutamente nada de él ni de ninguno de ellos, excepto por un tweet de uno que puso "Y en algún lugar remoto de la Argentina...arranca la despedida de J". Ah, sí, para esto sí uso Twitter, obvio. El domingo apareció en la casa de mis viejos tipo 2 de la tarde, cambiado, y contándome que en realidad lo habían dejado hacía una hora, EN LA PLAZA, ENFRENTE DE LA MUNICIPALIDAD, EN SLIP, MANIATADO Y CON LA BOCA TAPADA, CON UN CARTEL QUE DECÍA "BASTA DE CENSURAS". Pelotudos.

J me contó que se pasaron toda la extensión del tiempo que estuvieron ahí torturándolo de maneras varias: pegándole con esas varitas largas y finitas de los árboles, que duelen como látigos, poniéndolo contra la pared y tirándole pelotas de tennis con toda la fuerza, haciéndolo jugar a él contra todos al rugby. Volvió con el cuerpo todo golpeado, moretoneado, lleno de marcas. DEPILADO. Una axila, una cruz en el pecho, y las bolas. Lo miré muy seria y le pregunté si lo habían violado. Me dijo que no, y no quise seguir investigando. Pero no me extrañaría. 

También me dijo que no le habían llevado a nadie. Ni puta, ni stripper, ni travesti. Quéseyo. Decidí, porque el tiempo apremiaba, que lo iba a dejar así, que será inocente hasta que se demuestre lo contrario. Y quiero creer y confiar en que algún día, si realmente es culpable, me voy a enterar. Y voy a proceder a seguir las enseñanzas de la gran Lorena Bobbitt. Pero hasta el momento, no sé, no tengo pruebas, ¿qué hago? Imagínense que a los pelotuamigos no les puedo ir a preguntar nada...

Le pregunté si la había pasado bien. Me dijo que no, que obvio que no, que había sido horrible. Pero no estaba enojado, y eso me confirma que él es igual, él es una parte tan importante como cualquier otro de los pelotuamigos, él habrá depilado y torturado a los anteriores y lo seguirá haciendo con los próximos.

Con mis amigas pensamos en cuán distintas son las cosas entre hombres y mujeres. Yo sigo creyendo que la remera que me regalaron es sexista y el mensaje no está bueno, pero es un mensaje real: las despedidas de solteras son una celebración, una felicitación donde la novia es agasajada por sus amigas, por otras mujeres que la felicitan enormemente por haber encontrado a uno, enganchado a un tipo y casarlo. Las de los hombres también se basan en esa remera, en la misma idea: se tratan de castigar al boludo que se dejó derrotar, que se dejó arrastras hasta el altar, que está sacrificando para siempre -o un tiempo X- su libertad, y haciéndolo público y legal. Una deshonra para el género.

Y yo les digo FUCK YOU, a ambos. Fuck you a los pelotuamigos, por supuesto y por sobre todas las cosas, pero también fuck you a las minas que siguen celebrando los matrimonios como si se trataran realmente de una validación en el sentido de la vida de las mujeres, porque lo que logran/logramos es que las que no se casaron, no piensan casarse, no tienen con quién o los que tienen no les dan cabida, se sientan menos. Y no son menos por no tener un tipo al lado. Lo repito: NO SON MENOS. Lo mismo que esa tendencia a preguntarle a las casadas o de novias sin hijos "¿Y para cuándo el bebé?", como diciendo, "¿Cuándo tenés pensado legitimarte como mujer? Si te casaste, ya te recibiste, pero la tesis la defendés al cambiar el 1er pañal, al dar la teta por primera vez. Fuck. You. Yo admiro a las mujeres que le sacaron las pilas al reloj biológico, que le dijeron que banque o que se curta, que ellas no están dispuestas a bailar a su ritmo. Y viajan, o estudian, o trabajan. Yo elegí tener un hijo, lo hice porque lo siento y soy feliz, de la misma manera que elegí casarme con J. Pero jamás, jamás, me creería mejor o más lógica que otra mujer que eligió otro camino.

Así que ya saben amigas, las adoro con el alma y les recontra agradezco la remera, pero la próxima, me consiguen una donde estemos los dos festejando, y la frase, en todo caso, sería "We've Got Each Other!"



Y mañana o cuando pueda les cuento qué hice cuando J por fin se dignó a volver...

9 comentarios:

  1. Tu despedida fue tranquila y simpática, más allá de la remera sexista, no me hubiera molestado que la mía haya sido similar. Pero lo de J creo que es la pesadilla macabra de toda novia...!

    Nosotros tuvimos despedida conjunta, era eso o nada porque a ninguno de los dos nos gustaba la idea. Y de más está decir que, aunque no hubo disfraces, ni depilaciones, ni nada de eso, para mí fue completamente horrenda y muy incómoda. Es una costumbre que se debería desterrar :(

    Ah, otra cosa: me sumo a tu Fuck you. Yo no tengo que probarle nada a nadie y que no tenga chicos todavía no quiere decir que sea menos que las demás. Que se vayan a lavar el or*** piiiiiip!! xD

    Besos Ann, y paciencia!!

    ResponderEliminar
  2. Asi se habla carajo!!!!!! Buen relato! Me mori de risa con lo del regalo pelotudo el de los sombreros de globos! jajajaj, y tu foto toda con la boca pintada de ssshhhojo tambien! Buena semana!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. A la miércoles, Ann!!

    Subite a un atril con micrófono y despotricá! Qué declaración de principios!

    Aplaudo de pie!

    Los hombres en las despedidas de solteros son unos brutos, qué novedad!

    Tu despedida de soltera suena a que fue organizada por docentes, puede ser? Todo muy estructurado y didáctico!!! (Te lo dice una teacher!)

    ResponderEliminar
  4. TOTALMENTE de acuerdo con lo ultimo que escribiste, parece increible pero ese pensamiento retrógrado sigue dando vueltas en la sociedad... loco somos personas por igual! Será verdad que los hombres maduran a los 40...?

    ResponderEliminar
  5. Jajaja cada vez que pienso en los globos y la palabra "globología" me empiezo a reir sola, mi hermana desde la cocina estará pensando "de qué se ríe esta en la computadora???" Jajaja.

    Yo pienso lo mismo que vos y está salado que una piensa, espera, se imagina, desea, que el tipo con el que se case no tenga esos amigos, pero es un cacho inevitable, parece que todos los hombres que conocés tienen pelotuamigos o pelotucompañerosdetrabajo o pelotuprimos o algún pelotudo en la vuelta que siempre logra salirse con la suya y armar una despedida de esas... Es bravo. Yo no estoy en esas lides pero me imagino que mi despedida sería parecida a la tuya, con cositas con formita de amigo y tragos. El chiste de "epa que bien che lo ensartaste al boludo" siempre está, aunque tus amigas sean como vos, el chiste aunque sea sale. Y entre tipos ni te digo, es inevitable. No entiendo muy bien cómo funciona la cosa, habría que preguntarles, no?

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Sí, la despedida de J fue una pelotudez, con sus pelotuamigos.
    Y la tuya también, con tus pelotuamigas.

    ResponderEliminar
  7. Tu despedida también me pareció simpática, casi una versión hard core del baby shower, jaja, salvo que en ése no podías tomar alcohol.
    Divertidos los juegos, y me encantó el detalle del vestido blanco.
    Respecto de la despedida de J... mirá si querés puedo dar clases de evasión, últimamente se me da de lujo no pensar en las cosas que prefiero no saber la respuesta. Aparte de todo, hay forma de comprobar que no fue para tanto? no. Si te enteraras que fue para tanto, qué podés hacer ahora?
    Ya está, ya sobreviviste a ambas despedidas,y por lo visto, razón de más para conservar el matrimonio y no volver a casarse, jajaja
    Espero ansiosa el relato del "reencuentro"

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Bella, gracias por el apoyo! Si lo pienso bien, la hubiese pasado pésimo en una despedida conjunta...

    Mechi, estoy segura que en algún momento los globos serán un HIT con G!

    Alicia, cuando lance mi candidatura te llamo y te venís con los bombos! Sí, fue organizada por mayormente docentes, o gente con inclinaciones docentes! jaja

    Caro, a los 40, decís? Mmm la veo complicadísima tomando a este grupo como parámetro! :P

    Fer, gracias!

    Renata, vos decís de preguntarles a ellos? Si vos conocés alguno más normalito, haceme el favor y preguntale vos, dale? jaja! Y es verdad, si no son los amigos, ALGÚN fiestero zarpado dando vueltas siempre hay!

    Lola, es verdad, fue muy parecida al baby shower pero "after dark". Si me enterara de algo... uffff qué quilombo. No quiero ni pensarlo, mejor vamos con la evasión. Tenés razón con lo de conservar el matrimonio, me muero si tengo que volver a pasar por esta experiencia!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.